¿Por qué las mujeres sufren una epidemia de falta de confianza?

¿Qué lo origina?

¿Ocurre en todos los entornos o sólo en entornos con tendencia a discusiones “agitadas” y conductas competitivas / impulsadas por el poder, donde la voz de las mujeres se pierde entre los más ruidosos de la sala?


 

Es muy común que mujeres talentosas y exitosas como tú, se estanquen en mesetas profesionales que las dejan sintiéndose atrapadas.

Ahí, en esas mesetas profesionales, es donde se ha creado el abismo entre donde estás hoy y tu versión más poderosa y magnética, y lo que te separa entre tus dos versiones, son tus suposiciones.

Las suposiciones.

 

Las suposiciones, son ideas, hechos que se dan por ciertos a partir de creencias, experiencias, datos, SIN COMPROBAR.

Son prejuicios inconscientes que alimentan tu inseguridad y tu falta de confianza para empujarte hacia nuevas y ambiciosas metas.

Tus suposiciones, están influenciadas por las suposiciones de tu entorno sobre cómo debe comportarse una mujer, sobre como debe de ser una jefa… Este es un buen punto de partida para abordar a las suposiciones, las creencias y las expectativas que la mayoría de las personas tienen sobre lo que una mujer líder debe o no debe de hacer.

Ser la cabeza visible, estar al mando de un proyecto, departamento requiere coraje y ser la primera de cualquier grupo, empresa aún más, pero ser la líder que tiene que hacer bien el trabajo y al mismo tiempo batallar contra las opiniones y comportamientos encubiertos, en ocasiones sexistas y misóginos, resulta realmente agotador e intimidante.

 

“Cuando una persona se siente intimidada, la respuesta de amenaza de su cerebro se activa y, en consecuencia, es menos probable que pueda expresar su verdadero potencial.”

 

Todas sabemos esto, lo hemos sentido en lo más profundo de nuestros corazones, y si echamos un vistazo a las estadísticas, vemos una clara demostración de la desigualdad que existe en la cima.

Por eso es tan importante que trabajes tu confianza.

 

La confianza:

 

La confianza en ti misma te permite marcarte y conseguir objetivos con ambición y energizar tus intenciones.

La confianza te aporta el oxígeno que necesitas para hacer realidad tus grandes sueños y también la paz y la presencia que necesitas para disfrutar tu éxito.

Incluso los grandes líderes carecen de confianza en sí mismos en algunos momentos.

Esto ocurre porque la confianza no es una cualidad estática; más bien, es una cualidad dinámica, es un estado mental, emocional y físico que hay que entrenar para mantener, sobretodo cuando las circunstancias se complican y así poder tener a raya a tus suposiciones.

 

La confianza se entrena día a día y mientras más la entrenes, más fácil ganarás confianza en ti, y dejarás de suponer, lo importante aquí será tu constancia.

 

Las personas que confían en sí mismas, transmiten presencia, seguridad e inspiran confianza en los demás. Se enfrentan a sus miedos disfrazados de suposiciones y tienden a tomar mejores decisiones. Se sienten más felices y con la capacidad de abordar cualquier situación.

 

Cuanto más te conoces a ti misma, cuantas más horas de ti misma tienes, más confianza y seguridad sientes en ti misma, tanto para tu día a día como para abordar los mayores retos que te puedas imaginar.

 

Una de las maneras en la que quiero que te conozcas más a ti misma y con la que se que vas a experimentar mucha paz y subidón, es conocerte desde el punto de vista biológico.

 

Tú, tu cerebro y tu sistema hormonal:

 

Mientras que los roles de hombres y mujeres han evolucionado en la sociedad en comparación con hace unos años, nuestros cerebros y sistema hormonal no ha evolucionado al mismo ritmo.

 

“Hombres y mujeres son iguales sólo en el hecho común de pertenecer a la misma especie, la humanidad. Los sexos son diferentes porque sus cerebros son diferentes. El cerebro, el principal órgano administrativo y emocional de la vida, se construye de manera diferente en hombres y mujeres, procesan la información de manera diferente, lo que conlleva diferentes percepciones, prioridades y comportamientos.” Dr. Anne Moir.

 

En mi opinión, si queremos crear lugares de trabajo más armoniosos y eficientes, necesitamos conocer nuestra biología y nuestros cerebros y educarnos a nosotros mismos en cómo aplicar los hallazgos de las diferencias que existen entre el cerebro de hombres y mujeres, y cómo influye esto en el liderazgo y las preferencias de comunicación que emergen de ellas.

De esta manera, nos dirigiremos hacia una sociedad más colaborativa donde tanto hombres como mujeres y sus capacidades comenzarán a ser mejor comprendidas, aceptadas y valoradas.

Conocernos y aprender más sobre los recursos con los que contamos a nivel biológico nos facilita la comprensión de nosotros mismos como individuos y seres humanos.

En este punto, quiero compartir el trabajo del Dr. Daniel Amen, renombrado neuropsiquiatra americano y autor del libro sobre el cerebro de la mujer “ Unleashing the Power of the Female Brain, publicado en 2013.

En su obra, explica diferencias en el cerebro de mujeres y hombres y cómo influyen en diferentes comportamientos. En esta tabla verás un resumen: 

DIFERENCIAS EN EL CEREBRO

COMPORTAMIENTOS

Las mujeres tienen más materia gris en las regiones del sistema de neuronas espejo del cerebro, en comparación con los hombres. Conlleva niveles más altos de empatía, que facilitan la formación de una conexión emocional con los demás.
La amígdala (la parte del cerebro que procesa el miedo) es más grande en los hombres. Más sensibles para desencadenar la agresión y la acción, estimulación de la competitividad.
El hipocampo (el centro de aprendizaje, memoria y emoción) es más grande y más activo en el cerebro femenino. Las mujeres tienden a tener mejor memoria cuando se trata de detalles asociados con eventos emocionales, y también las resulta más difícil borrar recuerdos emocionales.
El cortex prefontal (parte del lóbulo frontal y receptivo para controlar la ira, entre otras funciones) madura antes y es más grande en las mujeres que en los hombres. Esto permite a las mujeres mantener las emociones “negativas” fuertes bajo control. Mejor autocontrol, son menos impulsivas y están dispuestas a comprometerse incluso a costo de sus necesidades.
Cuando los hombres toman decisiones bajo estrés, tienen más activación en los circuitos de recompensa del cerebro, en comparación con las mujeres. Los hombres estarán motivados para actuar más rápidamente, mientras que las mujeres tienden a esperar hasta que haya pasado la situación estresante (menos activación del sistema de recompensa).
El cortex del cíngulo anterior (la parte del cerebro que ayuda a cambiar la atención y reconocer los errores) es más activa en las mujeres que en los hombres, lo que hace que sus cerebros estén “más ocupados”. Las mujeres siempre tienen algo entre manos.
El centro de lenguaje de las mujeres es más grande y más activo en ambos lados del cerebro. Las mujeres pueden ser más expresivas y elocuentes y más activas en tareas que implican el uso del lenguaje.
Los hombres tienen lóbulos parietales más grandes, mientras que las mujeres tienen áreas más gruesas en esta parte del cerebro. Los hombres son capaces de representar una forma y rotar objetos mentalmente con mayor facilidad que las mujeres.

 

Mujeres de alto rendimiento:

 

Cuando estoy trabajando con mujeres de alto rendimiento para ayudarlas a impulsar sus carreras, sus negocios, liberar a la líder que llevan dentro y conseguir grandes objetivos, entre lo primero que abordamos es el (revelador, escurridizo y estimulante) trabajo de borrar sus suposiciones sobre lo que es posible para ellas, e inmediatamente comienzan a desarrollar más confianza en ellas mismas.

La empresaria de tecnología Laura M. usó la capacitación que aprendió al trabajar conmigo en mi mentoría “Libera a la líder que hay en ti: Impacto e influencia para mujeres de hoy.”, para marcar su liderazgo, influenciar con sus habilidades, y transformar su carrera.

Laura tenía un objetivo muy importante que no había intentado una vez, sino tres veces. Pensaba que la puerta ya estaba cerrada para ella. Se sentía frustrada y atrapada.

Descubrió, que gracias a identificar cuáles eran las profundas suposiciones que la bloqueaban, y lograr establecer sus metas más ambiciosas y sinceras, junto con la acción específica, se transformó en su versión más poderosa y auténtica.

Laura es un gran ejemplo del tipo de mujer que obtiene el máximo rendimiento con el entrenamiento de liderazgo de alto rendimiento que ofrezco: inteligente, vanguardista, profundo, consciente, sostenible y que te prepara para hacer el trabajo. (Además de irreverentemente respetuoso.)

Si estás dispuesta a conseguir mejores resultados y logros en los siguientes meses que en los últimos 2 años, no me pierdas de vista.

 

Un Abrazo,

N.

Pd- Fuente  “Leadership is Upside Down”, Silvia Damiano, Carlos Cubeiro & Tao de Haas.

Suscríbete al blog.

Recibe en exclusiva todas mis novedades, directamente en tu buzón y accede gratis a mi "Estrategia para liderar con Impacto y Seguridad".