NADA.

NO HAGAS NADA

Nada productivo, lo importante es que tú estás agotada y, para recuperarte lo único que tienes que hacer es no hacer, no hacer desde tu mente, sino desde tu alma.

Lo que tu mente quiere es descansar.

Tu cuerpo echa en falta conectar.

Tu corazón necesita atención.

Lo que tu alma necesita es alimento y, cuando lo tenga, tu cuerpo, tu mente y tu corazón encontrarán el camino para abandonar el agotamiento, alinearte y llenarte de energía.


¿Cómo puedes no hacer nada?

 

Es complicado y es posible.

Empieza hoy tomando conciencia de lo que te agota y, para eso, primero tienes que hacer para luego no hacer:

#1.- Piensa en todas las tareas que haces y que piensas en que si no las haces tú, no las hace nadie. Te doy algunas pistas:

  • Profesionales – tareas concretas de tu cargo,  de tu departamento, de tu empresa.
  • Domésticas –  tareas de orden, limpieza, alimentación.
  • Familiares –  recados, llamadas, celebraciones, trámites administrativos.

#2.-  ¿Alguna de estas tareas las puede hacer otra persona?

  • Si respondes “SI”,  ¿qué tareas puede hacer otra persona? ¿quién puede hacerlas?
  • Si respondes “NO”, ¿qué tareas no puede hacer otra persona? ¿qué es necesario para que las pueda hacer otro?
  • ¿Realmente quieres que otra persona haga esas tareas? ¿hay alguna tarea que quieres seguir haciendo tú?

#3.- Para sentirte con Energía, ¿Qué acciones concretas puedes realizar desde ¡YA!?

¿Cómo quieres sentirte?

 

Un abrazo fuerte,

Suscríbete al blog.

Recibe en exclusiva todas mis novedades, directamente en tu buzón y accede gratis a mi "Estrategia para liderar con Impacto y Seguridad".